Aunque sólo quedan 97; captan a pescadores en refugio de Vaquita Marina

Sección: 
Medio Ambiente

Por: Ernesto Méndez

Hasta ahora todos los llamados y recomendaciones al Gobierno de México han sido inútiles para salvar a la vaquita marina de la extinción, que podría ocurrir en 2018, de continuar la pesca incidental, ya que esta pequeña marsopa muere atrapada en las llamadas redes agalleras y de arrastre utilizadas para la captura del camarón, en el único lugar del mundo donde habita, en el Alto Golfo de California o Mar de Cortés.

Apenas el pasado 5 de diciembre, 90 pequeñas embarcaciones (pangas) fueron fotografiadas utilizando artes de pesca prohibidas en el Área de Refugio para la Protección de la Vaquita Marina, delimitada con 24 boyas de color amarillo, en una superficie de mil 263 kilómetros cuadrados, frente a las costas de Baja California y Sonora.

Las imágenes aéreas fueron dadas a conocer por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), acompañadas de un mapa que señala exactamente el sitio donde fueron captadas las pangas, lanzando o recuperando sus redes.

“Las fotografías y observaciones asociadas muestran que incluso en el refugio de la vaquita, la pesca con redes de enmalle continúa y la vaquita seguirá disminuyendo a menos que se tomen medidas decisivas de inmediato por las autoridades mexicanas”, indicó el Grupo Especialista en Cetáceos de la UICN.

De acuerdo con la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), el llamado polígono de protección de la vaquita marina, decretado en septiembre de 2005, es custodiado por 18 inspectores federales, a bordo de dos lanchas rápidas y un barco nodriza, anclado en puntos estratégicos para la vigilancia con radares, ecosondas y geoposicionadores (GPS).

El pasado mes de julio, el Comité Internacional para la Recuperación de la Vaquita (CIRVA) reunido en Ensenada, Baja California, alertó que esta especie endémica disminuye a una tasa de 18.5 por ciento anual, y de 200 individuos que habían en 2012, sólo quedan 97.

"La mejor estimación de abundancia actual es de 97 vaquitas de las cuales menos de 25 podrían ser hembras sexualmente maduras. La vaquita se extinguirá, posiblemente en el año 2018, si la captura incidental en redes de pesca no es eliminada inmediatamente", advirtieron los expertos.

Ante esta grave situación, el CIRVA pidió al gobierno mexicano que promulgara regulaciones de emergencia estableciendo una zona de exclusión de redes agalleras, cubriendo totalmente el área de distribución de la vaquita marina, -no solamente el refugio ya existente-, a partir de septiembre de 2014, cuando comenzó la temporada de captura de camarón.

En su reporte dado a conocer por Excélsior, el Comité Internacional para la Recuperación de la Vaquita destacó que los esfuerzos anteriores de vigilancia en el mar fallaron y la pesca ilegal incrementó en años recientes, especialmente por el resurgimiento de la captura de otra especie en peligro de extinción, el pez Totoaba, del que se aprovecha su buche, considerado como un manjar en países como China.

"Ya no es suficiente con eliminar sólo la pesca ilegal como ha sido recomendado muchas veces en el pasado. Con menos de 100 vaquitas restantes, toda la pesca con redes agalleras debe ser eliminada”, urgió.

En respuesta, instancias del gobierno federal como la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (Conapesca), Insituto Nacional de Pesca (Inapesca), Profepa y la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp), reunidas el 28 de agosto, se comprometieron a emitir en breve una nueva regulación y fortalecer la vigilancia en el hábitat de la vaquita marina, justo en estos meses cuando incrementa la actividad por la captura de camarón.

Marsopa

De las 80 especies de ballenas, delfines y marsopas que existen en el mundo, la vaquita marina es la más pequeña; puede llegar a medir metro y medio de largo y pesar 50 kilogramos.

Sus principales verdugos son las redes agalleras y de arrastre que utilizan los pescadores de San Felipe, Golfo de Santa Clara y Puerto Peñasco para capturar el camarón.

“Es una zona muy turbia, las redes de monofilamento no se pueden detectar con los sistemas de navegación de las vaquitas, no las pueden ver y en el momento en que se enmallan, lo que hacen es empezar a girar; sus aletas quedan atrapadas y se ahogan”, explicó Omar Vidal Pinzón, director general de WWF México (Fondo Mundial para la Naturaleza).

Uno de los graves problemas que enfrenta este cetáceo es que se reproduce cada dos años, tiene una sola cría y requiere de un período de gestación de aproximadamente 11 meses.

“La hembra tarda entre siete y ocho años en alcanzar su madurez sexual y estar lista para iniciar su etapa reproductiva”, precisó Vidal Pinzón.

La vaquita marina es una especie difícil de observar, huye con la presencia de las embarcaciones y permanece bajo el agua varios minutos sin necesidad de salir a respirar. Son tan pocas y tan esquivas, que para muchos, su existencia es un mito.

(Excélsior)

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.